Estados Unidos
Gastronomía de Estados Unidos
La gastronomía del país corresponde a una interesante mezcla muy variada e interpretada de otras cocinas procedentes de diferentes países de Europa, Asia y África.
En las grandes ciudades estadounidenses, la cocina rápida o fast food es la nota predominante. Se vive apresuradamente, por lo que el desayuno y la cena se convierten en las comidas principales del día, mientras que el almuerzo es más ligero. Huevos con bacón, tostadas, zumo, fruta y café son habituales al comenzar el día, de modo que pueda aguantarse el duro ritmo laboral. La comida, sin embargo, consistirá en una ensalada, un sándwich, una hamburguesa o un perrito caliente acompañado de cualquier bebida con gas. Los populares Delis se llenan a rebosar durante el almuerzo. La cena es la comida más fuerte del día y suele consistir en un primer plato a base de ensalada o pasta, un segundo plato de carne o pescado y un dulce de postre acompañado de un enorme vaso de leche. Los fines de semana estas costumbres se modifican ligeramente, ya que al levantarse más tarde que de costumbre, los norteamericanos unen el desayuno con el almuerzo, creando lo que ellos llaman brunch (palabra formada por la unión de breakfast y lunch), que consiste en crepes, tortitas de nata agria, salmón con crema de queso y carnes, entre otras alternativas.
Costa del Pacífico
La costa del Pacífico, particularmente la de California, cuenta con una gran riqueza de especialidades marinas: cangrejos, salmón, anchoas, halibut, atún y un largo etcétera, todos ellos servidos en rodajas y dorados al horno. Aquí también se pueden saborear almejas, navajas, ostras y los mejores y más selectos productos del océano Pacífico.
Costa Oeste
En la costa oeste de Estados Unidos se pueden comer deliciosas carnes. Extensos pastos para el ganado hacen que la carne sea de primera calidad. Las costillas barbacoa, que han comenzado a exportarse ya como receta a otros países, se asan lentamente en la barbacoa y se les añade un aderezo especial. Pero, además, se pueden degustar excelentes filetes, siempre acompañados de patatas cocidas, fritas o con distintas salsas. El pollo a la cazuela es delicioso y si tiene oportunidad, no deje de probar el pastel con crema agria recubierto de merengue. Otras de las especialidades de la cocina del oeste son la carne adobada (cerdo aderezado con salsa), el pollo frito (delgadas rodajas de pollo con harina salteada), los chiles rellenos, los pimientos verdes rellenos con carne y queso (rociados y dorados a la sartén) y los perritos calientes, típicos de la comida americana.