Las Vegas
Preguntas frecuentes
1. ¿Qué documentación necesito para viajar a Las Vegas?
Para entrar en Estados Unidos con una permanencia inferior a 90 días, los ciudadanos españoles no necesitan visado, tan sólo deben tener un pasaporte en vigor. Desde el 12 de enero de 2009, también es necesario rellenar por internet un formulario con una antelación mínima de 72 horas antes de llegar a Estados Unidos que se puede descargar de la red. El formulario debe ser completado para todas las personas que viajen, incluidos niños.
2. ¿Cómo funciona el pasar inmigración en EEUU?
Consiste en una serie de preguntas que hará el personal de seguridad: ¿cuál es el motivo del viaje? ¿Dónde se alojará? ¿Cuánto tiempo? Además harán una foto al viajero y le tomarán las huellas dactilares.
3. ¿Puedo comunicarme en español en Las Vegas?
Aunque como en todo Estados Unidos el idioma oficial de Las Vegas es el inglés, debido a su cercanía con México, gran parte de los trabajadores y habitantes hablan en español. En casi cualquier local encontrará a alguien que hable español.
4. ¿Cuál es la mejor época del año para viajar a Las Vegas? 
Las Vegas es una ciudad construida en medio de un desierto, lo que le dará una primera aproximación del clima que puede encontrar allí. La media anual en Las Vegas es de 32º. Los meses de julio, agosto y septiembre son los más calurosos del año y es habitual tener temperaturas máximas de hasta 45º. Sin emabargo, en los meses de diciembre, enero y febrero, en Las Vegas se puede llegar a pasar bastante frío, las temperaturas mínimas de esos meses varían entre 0-5ºC siendo las máximas de 15-19ºC. Los mejores meses para visitar Las Vegas son abril, mayo, septiembre y octubre, con temperaturas que oscilan entre mínimas de 10 y máximas de 30 grados.
5. ¿Necesito contratar un seguro médico, cómo es el sistema sanitario en EEUU?
La atención sanitaria en EEUU es excelente. Sin embargo el sistema de salud norteamericano difiere sustancialmente del español, en la medida en que la cobertura sanitaria no es ni universal ni gratuita. Debido al elevado coste de los tratamientos médicos, gran parte de la población norteamericana está cubierta por un seguro médico particular. Por ello, se recomienda que para una asistencia médica adecuada imprevista, se contrate un seguro médico privado temporal, cerciorándose de que la cobertura contratada sea lo más amplia posible.