Miami
Situación geográfica de EEUU
Accidentes Geográficos
Un territorio tan grande tiene que tener cadenas montañosas inmensas, como los Montes Apalaches, las Montañas Rocosas, Sierra Nevada y Cascada Range. Entre las cadenas montañosas se emplazan las Grandes Llanuras, de unos 2.500 kilómetros de anchura. Son tierras muy fértiles en las que el agua se hace imprescindible. La red fluvial estadounidense está formada por numerosos ríos de breve curso pero abundante caudal, sin embargo, el Mississippi rompe con esta norma, ya que posee una cuenca de 3.328.000 kilómetros cuadrados y una longitud de 3.778 kilómetros, convirtiéndose en uno de los ríos más grandes del mundo. Sus afluentes, Missouri, Ohio y Arkansas, además de los ríos Hudson, Michigan y Colorado, son también importantes. Esta red fluvial se comunica a través de canales con los Grandes Lagos ampliando la comunicación también con Canadá.
El conjunto se completa con la costa del Pacífico y la costa atlántica, totalmente diferentes. Al este y bordeando la costa atlántica se encuentran los Montes Apalaches, de modesta altitud, que conservan aún evidencias de la glaciación cuaternaria. Al oeste, sin embargo, existen mesetas y cordilleras importantes, como las Montañas Rocosas, Sierra Nevada y Cascade Range. Esta zona se caracteriza por combinar alturas de 3.300 metros de los Montes Baker, los 4.300 del Rainier en la cadena de las cascadas o los 1.500 de la altiplanicie de la Gran Cuenca. Esta última se caracteriza por las profundas depresiones como la del Gran Valle de la Muerte (con 86 metros bajo el nivel del mar), por los lagos salados como el Gran Lago Salado y por el desierto del Colorado. Las costas tienen una entidad propia dentro del país. Las atlánticas son altas y sus ensenadas, como la del estuario del río Hudson o la de la Bahía de Baltimore, se extienden hasta el Cabo Hateras transformándose hacia el sur en costas bajas con dunas de arenas finas. La península de Florida tiene el tipo de costa arenosa y cuenta con islotes coralinos (Florida Keys), mientras que la costa del Golfo de México es pantanosa y tiene como lugar característico el amplio delta del río Mississippi. Por supuesto, y hablando de costas, mar y playas, Hawaii merece mención aparte. Este edén, compuesto por más de 3.000 kilómetros de islas de origen volcánico, tiene además de playas paradisíacas, cuatro volcanes en activo en la isla de Hawaii y dos extinguidos en Maui. Destaca también Oahu, la isla más importante, donde se emplaza la capital, Honolulu.