Nueva York
Apuntes históricos de NY
Los primeros pobladores 
Del descubrimiento de flechas y artefactos en la actual ciudad de Nueva York se desprende que los manahattoes y canarsies fueron sus primeros pobladores antes de que llegaran a estas tierras los europeos. El navegante italiano Verrazano fue el primero en descubrir las tierras donde hoy se erige Nueva York en el año 1524. Pasaría un siglo sin que se enviaran colonizadores. Son los holandeses, dirigidos por el inglés Henry Hudson y en nombre de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, quienes fundan en 1626 una pequeña ciudad llamada Nueva Ámsterdam. Y no lo hacen por medio de una encarnizada guerra con los nativos (los manhattans), sino que desembolsan 60 florines (unos 24 dólares) comprando a los indios una extensión de tierra que corresponde a lo que es hoy el Bajo Manhattan. Durante 40 años la ciudad, administrada por Peter Stuyvesant y Peter Minuit, era lo más parecido a un pueblo de Holanda, a pesar de que muchos de sus habitantes procedían de diversos puntos de Europa (los holandeses en su mayoría protestantes, huían de la persecución de la Inquisición). Sin embargo, la vida era difícil y no les era posible prosperar económicamente, debido a la fuerte competencia de las colonias británicas y a la hegemonía que ejercían Boston y Filadelfia en la costa este.
De la colonia a la independencia
Más tarde, los británicos, dueños de todas las colonias de las inmediaciones, se mostraban amenazadores y tomarían Manhattan el día 8 de septiembre de 1664 bajo las órdenes del duque de York. El nombre de la ciudad se cambió en su honor (New York) y se estableció el inglés como idioma oficial. Los holandeses contraatacaron recuperando la ciudad en 1673 y rebautizándola con el nombre de Nueva Orange. Sin embargo, al año siguiente, por el Tratado de Westminster, Manhattan y Nueva Holanda pasaron a ser definitivamente inglesas. Entre 1776 y 1781, Nueva York fue testigo directo de los enfrentamientos entre los ejércitos británico y americano, librando cruentas batallas durante la Guerra de la Independencia. La ciudad desempeñó un papel clave en este conflicto, no sólo por ser la primera capital del país en el año 1789, sino porque en ella se llevó a cabo la ceremonia de posesión del primer presidente de los Estados Unidos, George Washington.