Washington D. C.
Gastronomía de EEUU
La gastronomía del país corresponde a una interesante mezcla muy variada e interpretada de otras cocinas nacionales, ya que Estados Unidos es una nación creada fundamentalmente por inmigrantes procedentes de diferentes países de Europa, Asia y África. También es posible percibir la mezcla étnica que prevalece en el país. En las grandes ciudades, la cocina rápida o fast food es la nota predominante. Se vive apresuradamente, por lo que el desayuno y la cena se convierten en las comidas principales del día, mientras que el almuerzo es más ligero. Huevos con bacón, tostadas, zumo, fruta y café son habituales al comenzar el día, de modo que pueda aguantarse el duro ritmo laboral. La comida, sin embargo, consistirá en una ensalada, un sándwich, una hamburguesa o un perrito caliente acompañado de cualquier bebida con gas. Y es que los estadounidenses urbanos tienen poco tiempo para comer y tratan de reponer mínimamente las fuerzas para aguantar la jornada vespertina.
Es típica la imagen de los puestos callejeros de perritos calientes a los que cualquier persona, desde ejecutivos hasta amas de casa, se acerca incesantemente al llegar el mediodía. También las cadenas de restaurantes de comida rápida, como hamburgueserías, bocadillerías y pizzerías. Los populares Delis se llenan a rebosar durante el almuerzo. La cena es la comida más fuerte del día y suele consistir en un primer plato a base de ensalada o pasta, un segundo plato de carne o pescado y un dulce de postre acompañado de un enorme vaso de leche. Los fines de semana estas costumbres se modifican ligeramente, ya que al levantarse más tarde que de costumbre, los norteamericanos unen el desayuno con el almuerzo, creando lo que ellos llaman brunch (palabra formada por la unión de breakfast y lunch), que consiste en crepes, tortitas de nata agria, salmón con crema de queso y carnes, entre otras alternativas.
No obstante, existen multitud de sitios donde disfrutar de los manjares más suculentos de cualquier país del mundo. Numerosos restaurantes, la mayoría de horario continuado, abren sus puertas para ofrecer todo aquello que estimule el apetito: cocina italiana, griega, francesa, mexicana, alemana, china, india, japonesa, rusa y en algunos lugares, también española. Se puede comer cualquier tipo de pasta italiana acompañada del mejor café expreso, setas chinas con bambú, salchichas de Munich acompañadas de la mejor cerveza o delicioso caviar rojo traído directamente de Rusia. Incluso si se busca un poco más, seguro que se puede degustar una deliciosa paella preparada con el mejor aceite de oliva. En cuanto a precios, como la misma comida, son muy variados y van desde los 6 dólares hasta los 100 dólares por persona. En muchos establecimientos es recomendable reservar con anticipación.